Vivir a crédito

Earth-Overshoot-Day

Si tenés algún amigo ecologista en tus redes sociales a esta altura de la semana ya te habrás enterado que desde el lunes estamos viviendo “en deuda” con el planeta. Según la Red Global de la Huella Ecológica (Global Footprint Network), al 8 de agosto hemos consumido todos los recursos naturales que la Tierra nos podía brindar este año.

De los datos recogidos se desprende que mundialmente estamos consumiendo como si tuviéramos 1,6 planetas cuando obviamente solo tenemos uno. Uno que debemos compartir, uno capaz de brindarnos a todos sus habitantes recursos para una vida digna y feliz.

Al enterarme de esto lo primero que pensé fue ¡qué desastre! pero enseguida me surgió la pregunta ¿qué puedo hacer yo para gastar menos recursos en lo que queda del año y así ahorrarle un poquito de peso a nuestro hogar?

Estas son las ideas que se me ocurrieron por ahora:

  • Ir en bicicleta al trabajo por lo menos un día por semana.
  • Usar el sistema de auto compartido los días en que deba movilizar mi vehículo.
  • Reducir la cantidad de plástico que consumo, especialmente aquel que proviene de la comida procesada.
  • No comprar ningún producto sea indumentario o de higiene/cosmética que no sea necesario.
  • Continuar reciclando pero con el objetivo puesto en reducir incluso aquello que dejo para reciclar.
  • Implementar un día sin carne, tomando conciencia del impacto que tiene la ganadería a gran escala sobre el calentamiento global.
  • Tomar duchas más cortas.
  • No comprar ni masticar chicle: es un acto mínimo que le ahorra 5 años de esfuerzo al medioambiente para degradarlo.
  • Crear un sistema de recolección de agua de lluvia para utilizarla luego en el riego del jardín.

Estas son solo algunas de todas las alternativas que pueden existir y son aquellas que quizás me siento más preparada para emprender.

Y vos ¿qué estás dispuest@ a hacer para achicar la mora con nuestro planeta? ¿Qué otro cambio positivo podría sumar a mi vida diaria?

Anuncios

Amor por los detalles

Cuando tengo tiempo me encanta navegar por la web o por Facebook y dejarme sorprender por lo que va apareciendo. Hace unos meses este vagabundeo digital me llevó hasta la página de Cipresia, una nueva marca de carteras una propuesta fresca e innovadora.

Me enamoré de un diseño veraniego bordado a mano y tras un intercambio de mensajes con Sol, su diseñadora, quedamos en encontrarnos para hablar de su creación.

Sol es diseñadora de indumentaria y desde hace un año y medio decidió apostar por su pasión y lanzarse con un emprendimiento propio. Tras años de trabajar para otras marcas de indumentaria sintió que necesitaba producir de un modo más lento, más consciente y más personal.

Las carteras las diseña, corta y cose ella misma. También se encarga de la promoción, el bordado y la compra de materiales. “El trabajo en solitario es duro pero gratificante”, dice. Lxs invito a descubrir el universo Cipresia y dejarse atrapar por su historia.

Seguir leyendo “Amor por los detalles”

¿Quién me manda a meterme en estos líos?

sostenibilidad-mi-responsabilidad-cuidar-el-planeta.jpg

Siempre digo que cuando me asumí feminista, tuve que empezar a desarmarme, a rasgar todas aquellas creencias y formas de actuar que había naturalizado durante años y analizarlas a la luz de estas nuevas ideas que comenzaba a adoptar. Fue un proceso doloroso, lento y obviamente inacabado.

Y ahora se me ocurre que ya es tiempo de asumir toda la preocupación por nuestro planeta que llevo arrastrando desde niña  y transformarla en acciones. Creé este blog para registrar mi camino hacia la sostenibilidad (y para sentirme acompañada la verdad). Porque quien te diga que es fácil te miente, es duro, muy duro, pero vale la pena. Seguir leyendo “¿Quién me manda a meterme en estos líos?”

Una vuelta por Feria Manifiesto

Durante el fin de semana pasado la ciudad se puso de Manifiesto. Una nueva feria se instaló en el Pasaje Dardo Rocha y reunió a la variada fauna emprendedora local. No podía perderme la oportunidad de conocer nuevas propuestas, así que me acerqué, conversé con algunas creadoras y esto fue lo que más me gustó:

Para los más chicos encontré dos marcas divinas, por un lado Ánica, una propuesta ideal si pensamos en esas ocasiones que queremos que los peques se vean más “arreglados” sin restarles comodidad. Por otro, Circo, un lugar habitado por extrañas criaturas que parecen salidas directamente de la cabeza de un niñx, seres coloridos y simpáticos que seguramente se volverían los mejores compañeros de aventuras.

 

En indumentaria me fascinó Afra, una firma oriunda de la vecina Quilmes cuyo stand estaba lleno de prendas súper versátiles y confortables. Los tonos neutros y el calor de sus materiales me cautivaron mientras que el diseño y calidad de las prendas me resultaron muy buenos. Todo esto ajustado a un precio muy razonable.

 

En accesorios hay dos marcas que para mí resaltaron: Bora Bora Gafas que apuesta por la producción de lentes de acetato con un excelente diseño y a precios muy competitivos y los gorritos de OHMYHAT!, ¡son absolutamente adorables y quiero uno ya!

 

Como soy golosa y además me pueden las cosas “cuquis” (léase bellas y que generan ternura), me enamoré de la pastelería de La abuela Blanca. Acá les dejo la prueba de que todo era tan lindo que daba pena morderlo…

 

Por último, una linda sorpresa que descubrí antes de irme, Didiferente, una regalería con mucha onda. Lo que más me gustó de su propuesta fueron unos cuadritos con frases en degradé; pero lo que más me intrigó fueron dos juegos que tenían presentados, uno para romper la rutina en la pareja y el otro para tomar entre amigxs. Habrá que probarlos y ver qué tal…

 

Hasta aquí el resumen de lo que yo considero lo mejor de Feria Manifiesto. Les dejo mucho por explorar en las páginas de cada uno de estos emprendimientos, espero lo disfruten tanto como yo.

La Mandolina, emprender en pareja.

Eugenia y su marido crearon La Mandolina hace ya tres años. Desde entonces se dedican a pensar y fabricar zapatos cómodos y cancheros para transitar el día a día en la ciudad. Luego de cruzarme con sus creaciones por Facebook no pude resistirme y tuve que contactarla para acordar una cita y charlar un rato con ella…

 

¿Qué los llevó a emprender?

Desde chica me interesó la moda, yo estudié hotelería pero siempre digo que tendría que haber seguido diseño de indumentaria; me fascinaba la idea de fabricar mis propios productos.

En un principio, hace siete años más o menos, nos dedicábamos a los accesorios pero luego sentimos que queríamos hacer algo más, porque el accesorio es algo que acompaña, en cambio el calzado es de primera necesidad. Fue entonces cuando decidimos cambiar de rumbo.

Apenas arrancamos no sabíamos ni coser pero nos  pusimos a hacer un curso de confección de calzado. Luego mi marido compró una máquina de coser, y aunque no había tocado una en su vida practicó y practicó hasta que le salió perfecto. Le llevó tres meses pero ahora el que cose es él. Una vez tuvimos todo listo nos largamos, los zapatos gustaron y  desde entonces le dimos para adelante.

¿A qué mujer apunta tu marca?

Yo tengo un público que va desde los 25 a los 45 años más o menos. Son mujeres cancheras pero que con un jean y unas chatitas se sienten geniales y están divinas, buscan verse bien pero relajadas. Creo que la comodidad es uno de sus principales requisitos a la hora de elegir un calzado.

¿Cómo describirías el estilo platense?

Acá encontrás de todo, el hippie estudiantil, el hippie chic y gente que es muy formal. Hay muchas mujeres que trabajan en los ministerios y van súper formales, pero algunas se animan y le dan el toque canchero al look laboral con unas chatas. Es un público variado.

¿Qué buscás en un par de zapatos?

Fundamentalmente que sea cómodo, que lo puedas tener desde la mañana hasta la noche y no te haga doler. Una de las cosas que nos dicen nuestras clientas es que son las primeras chatitas que pueden usar sin llenarse el pie de curitas. No raspan. Usamos contrafuertes más finos que las zapaterías comunes entonces se ablandan muy fácil y se adaptan rápido al pie. Más que nada busco que sean cómodos ¡y que queden lindos, claro!

¿Qué crees que los diferencia del resto de las marcas de calzado?

En La Mandolina todo el tiempo variamos los modelos. Aunque de base siempre usamos el mismo patrón vamos jugando con las telas, adornos y texturas, así las chatitas no se ven seriadas. Hacemos unas pocas en cada número por modelo y una vez que se acaban no lo volvemos a repetir.

Tenemos tres tipos básicos de calzado: las chatitas, que son nuestro zapato estrella, los  acordonados y este año incorporamos las botas. Hoy La Mandolina anda en los pies de varias personas, así que hay que ir cambiando continuamente, además yo me aburro de hacer siempre lo mismo.

¿Qué materiales utilizan?

Nosotros no usamos cuero, todo lo que trabajamos es sintético. A mi particularmente no me gusta trabajar con cueros y creo que hay muchos materiales alternativos de muy buena calidad que pueden reemplazarlo a la perfección. Actualmente empleamos un material muy similar al cuero en cuanto a textura y apariencia, lo único que le falta es el olor (risas).

También a la hora de combinar usamos muchas cintas, por ejemplo ahora hicimos un pedido de cintas hindúes y estamos lanzando una edición limitada a puro color.

¿Cómo es su modelo de producción?

Nosotros acá hacemos de todo: diseño, corte y armado. En un principio éramos solo mi marido y yo pero de a poco fuimos incorporando a amigos, primos y familia. Hoy tenemos una manera de trabajar que nos conviene a todos, cada uno cose en su casa, acomoda sus horarios como quiere y sigue manteniendo sus otros trabajos, sus actividades; trabajamos sin presión.

¿Cómo ves el escenario emprendedor en este momento en nuestro país?

Yo creo que ahora la gente busca mucho lo que es de diseño. Si bien hay personas que prefieren vestir marcas porque les parece que una marca es sinónimo de calidad, también hay mucha gente que se quiere diferenciar.

En el caso del calzado por ejemplo, si comprás un zapato en una casa de marca, sabés que varias van a tener el mismo, en cambio si vas a un emprendedor, probablemente obtengas algo único, no sólo porque produce menos cantidad de pares sino que quizás durante el invierno en lugar de una sola colección, renueva sus zapatos tres veces variando los materiales, las telas o los apliques.

 

Así concluye la primera la entrevista de pieldevidrio y debo decir que, gracias a Euge, la disfruté mucho. Así que ya saben, si están buscando unos zapatos con onda y muy cómodos, La Mandolina es su lugar https://www.facebook.com/lamandolina.accesorios/?ref=ts&fref=ts.

Y si quieren seguir descubriéndo más emprendimientos sustentables y libres de trabajo esclavo en la ciudad de La Plata y sus alrededores comenten, compartan y háganmelo saber con un grito virtual bien fuerte.

 

Hoy leemos:”Guía para vestir sin trabajo esclavo”

Hace unos días saltando de página en página me topé con la existencia de un librito llamado “Guía para vestir sin trabajo esclavo”. Con ese título supe que debía tenerlo pero pronto descubrí que sólo está publicado en España, de modo que debí recurrir a métodos poco ortodoxos, de los que no me siento especialmente orgullosa, para conseguirlo.

guiaparavestir_sintrabajoesclavo

El texto, escrito por Albert Sales I. Campo y publicado por Setem gracias a un proceso de crowdfunding, aborda la problemática del empleo precario del que se nutre la industria de la moda a nivel mundial. Hace un repaso por algunas de las tragedias ocurridas en fábricas, principalmente de Asia, donde las grandes empresas han estado produciendo en los últimos años. No sólo hace referencia a derrumbes e incendios, con su consecuente pérdida de vidas humanas, sino también a las pobres condiciones salariales que tienen que enfrentar las trabajadoras, todo sumado las pobres garantías existentes en muchos de estos países para la libertad de asociación y de expresión. Seguir leyendo “Hoy leemos:”Guía para vestir sin trabajo esclavo””