NO, no voy al gimnasio ¿y qué?

No quiero ir al gimnasio. No quiero y no quiero. No quiero hoy y no voy a querer mañana. Tengo que aceptarlo y ya.

Conscientemente yo sé que no hay nada de malo en el hecho de no querer ir a clases de zumba o localizada, pero llevo meses prometiéndome que la próxima semana arranco. Llevo meses mintiéndome sin cesar.

A ver: si yo estoy sana y me gusta mi cuerpo como es, ¿por qué me torturo con la idea de que TENGO que empezar el gimnasio? Y no solo eso, sino que bastante a menudo le suelto la misma cantinela a cualquiera que pregunte por mi actividad física: “No, hace unos meses que dejé pero la semana que viene empiezo, ya me acomodé los días y me queda perfecto” ¡MENTIRA! Mentira podrida.

Sé que la actividad física mal no me va a hacer y tampoco tiene que ser un sacrificio si encuentro algo que me guste pero ¿por qué tengo que sentirme culpable por no tener ninguna rutina en este momento?

Esta semana tomé la decisión de amigarme con mis ganas de hibernación y buscar algo que pueda hacer dentro de mi casa. Por ahora la idea de abandonar el calor del hogar para ir a sudar en grupo me provoca comezón.

Bien, ME ACEPTO, ¡No voy a ir al gimnasio!Evitacion-experiencial-Sara-Fratini

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s