Hora de ordenar el armario

Listo, se acabó, llegó el frío, ya no importa lo que hagamos, no podemos negarlo más.

Si sos de lxs que aman el calor probablemente anduviste en sandalias y remera hasta la semana pasada (bueno, quizás con la lluvia te mojaste un poco los pies). Pero hoy ya no hay vuelta atrás, el otoño se instaló con todo y es hora de pasar a las botas.cambio-de-temporada-ordenar-armario-consejos

Yo sueño con el día en que tenga un vestidor para mi sola y pueda desplegar todo mi potencial roperil a mi antojo, pero por el momento solo tengo un armario compartido y a eso debo atenerme. Por eso hoy te traigo algunos consejos para sacarle el mayor partido al espacio y las prendas que ya tenés.

Un armario limpio y despejado nos ayuda a vestirnos más eficazmente por las mañanas, optimizando nuestro tiempo y nuestros looks. Al mismo tiempo si sabemos lo que tenemos y está a la vista evitamos comprar cosas repetidas o que no combinen con lo que ya poseemos.

Manos a la obra

Lo primero que hay que saber es que esta tarea llevará tiempo y dedicación, así que resérvate un par de horas y colgá un cartelito de no molestar en la puerta. A mí que lo hago dos veces por año desde que tengo memoria me lleva cerca de tres horas; cuanto más tiempo lleves sin revisar, más tiempo te demandará dejar todo en orden.

La pregunta principal para saber qué se queda y qué se va es “¿qué me provoca esta prenda?”, si te hacen sentir bien y alegre  probablemente deberías conservarla, el objetivo final es que tu armario refleje quién sos y que no contenga nada que no te disfrutes ponerte. Para asegurarte que esto se cumpla vas a tener que probarte todas las prendas que no estés cien por ciento segura de querer dejar. Yo recomiendo que te pongas música bien arriba y disfrutes bailando tu ropa frente al espejo.

Organizate

Vas a establecer cuatro pilas: tirar, donar, reparar y conservar. Lo que es para conservar yo lo voy guardando a medida que lo selecciono, para ello antes de comenzar vas a necesitas definir de qué modo te va a resultar más útil disponer el armario. Mi recomendación es en dos categorías combinadas, tipo y color: asignás un espacio de guardado a cada tipo de prenda y dentro de ese espacio las vas acomodando por color. En mi caso la excepción son las remeras y tops que los ordeno por ocasión de uso: gimnasio, fiesta, trabajo, entrecasa, etc.

En las prendas para conservar quiero hacer una aclaración: sé que hay cosas de las que es difícil desprenderse, una campera que jean de la adolescencia, el vestido de tu fiesta de egresados, lo que llevabas puesto el día que conociste a tu compañerx. No hace falta que tires nada de esto, pero si no son cosas que puedas utilizar lo mejor es embalarlas bien y guardarlas en el altillo. Recordá que el espacio que hay en tu placard es limitado y si está todo apretado no vas a poder encontrar rápido lo que querés, lo que en general deriva en usar lo mismo día tras día.

Te aconsejo para la limpieza empezar por aquello que suele ser más fácil tirar de por los obvios signos de deterioro: el cajón de la ropa interior. Todo lo que tenga elásticos estirados o la tela desgastada se va. Si por algún motivo cambiaste de talle de corpiño (sujetador) separá todos aquellos que ya no te queden bien, sé que es algo un poco difícil de donar porque es una prenda íntima, pero los más lindos se los podés ofrecer a alguna amiga que seguro los va a agradecer.

Luego elegí el ítem siguiente y continuá. Tené presente que si algo estuvo en tu armario por más de un año sin ser usado lo más probable es que no lo vuelvas a usar, por lo tanto lo mejor sería donarlo. Si en cambio tiene una tela que te encanta pero no te convence el corte, quizás puedas encontrar una buena modista y llevarlo a rehacer a tu gusto, de este modo no generás nuevos desperdicios, das trabajo y obtenés una prenda única.

Las excepciones a la regla del año suelen ser la ropa de fiesta o la ropa técnica como equipos de sky o de buceo, todo esto sería mejor tenerlo en cuenta para tu próxima aventura pero lejos de tu armario de diario.

Hay otra teoría de la organización que propone vaciar todo el contenido del placard sobre la cama y partir desde este punto para ordenar. Para mi puede resultar un poco agobiante pero si creés que es la técnica para vos o tu espacio ya es un caos de por sí, con todo por cualquier lado y hecho un bollo, te animo a probarla.

Si hace mucho tiempo que no transitás este proceso, lo más probable es que te asuste la cantidad de ropa que va a ir quedando afuera, no pasa nada. Pensá que es espacio que liberás en tu cabeza para pensar más claro y decidir más rápido, quizás son minutos que le ganás al sueño por la mañana. Además, lo más probable es que aunque te quedes con menos ropa termines haciendo mejores combinaciones. Como en todo, editar es la clave.

Un punto importante es que lo hagas solx, muchas veces si invitás a otra persona sus opiniones van a interferir con las tuyas haciéndote dudar y perder tiempo, incluso provocando que te quedes con cosas que de haber estado solx hubieras eliminado. Siempre recordá que el trabajo que estás haciendo es solo para vos.

Lamento informarte que para hacerlo bien no solo vas a tener que revisar la ropa, sino también zapatos, carteras, cajitas de accesorios, pañuelos, gorros y cinturones. Yo tengo cada una de estas cosas guardadas en cajas separadas, y los collares colgando en unos ganchitos en la parte interna de la puerta del armario.

Aquí un tip que te puede servir, colgar los collares y cinturones en este lugar nos permite aprovechar espacio que no se utilizaba a la vez que evita que se mezclen y enreden entre sí. Para crear mis porta-collares yo reutilicé unas tablitas que tenía mi abuela para colgar las tacitas de café, simplemente las pinté de blanco y las aseguré a la puerta con pequeños clavos.

Para terminar

Tras concluir el trabajo vas a tener un armario perfectamente ordenado y lleno de las cosas que te encantan y te queda bien.

El proceso además te habrá servido para registrar si hay alguna prenda que te falta para poder potenciar tus conjuntos, quizás te diste cuenta que incorporando un par de jeans azul oscuro podés realizar muchas combinaciones con los sweaters y camisas que ya tenés.

Utilizá esta información para crear una lista de compra que te guiará en tus próximas salidas, de este modo evitás comprar por impulso y maximizás tus recursos. Si además podés adquirir tus nuevas prendas en emprendimientos respetuosos con el medio ambiente y las personas, habrás dado un gran paso hacia un armario más sustentable.

Por último dejá las bolsas de donar y de arreglar en un lugar visible y que te moleste, de este modo te asegurás que vas a sacarlas rápido de tu casa para llevarlas a destino.

Espero que esta guía te haya resultado útil y te pongas manos a la obra lo antes posible, si es así contame cómo te fue. Y si tenés algún truco o consejo que pasé por alto por favor dejalo en los comentarios para que todxs podamos seguir aprendiendo.

Anuncios

Un comentario en “Hora de ordenar el armario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s